Le Petit Bourgeois

Le Petit Bourgeois

Yo:
Yo:

Yo:

(via chickfillatio)

All my sundays: 

All my sundays: 

(via bettywhitefanfiction)

 

Orfandad Espiritual

No he conocido a hombre más aventurero que mi padre. A él le heredé el amor por viajar. Compartimos la emoción de mi primer viaje en avión, de llegar a un lugar donde nadie hablaba como nosotros, de comer cosas que jamás comeríamos en casa. De él aprendí que lo diferente no es malo, simplemente es diferente. Puede gustarte o no, pero tu punto de vista no le suma ni le resta valor per se.

A pesar de adoptar la aventura como estilo de vida, mi papá siempre fue con la familia un hombre conservador y de tradiciones estáticas.” La aventura comienza saliendo de la puerta” nos decía siempre que salíamos de viaje. Cuando viajábamos no íbamos a la iglesia (a pesar de ser una familia que asistía cada domingo al templo). En pocas palabras, comencé a amar nuestros viajes simplemente porque dejábamos de ser nosotros y nos convertíamos en una familia un poco más común y corriente.

Crecí en una familia muy peculiar, digamos que vivimos un sincretismo hechizo, construido con las tradiciones religiosas de mi padre y de mi madre. A los 8 días de nacido celebraron mi Bris, pero a los 4 años comencé a asistir a la escuela dominical de la Iglesia Bautista donde uno de mis tíos era diácono y que convenientemente se encontraba en el jardín de nuestra casa en Puebla. Cuando tenía 12 años me preguntaron si era mi deseo hacer mi Bar Mitzvah o bautizarme bajo el rito cristiano del bautismo en agua. Elegí lo segundo a pesar de ya estar convencido de que ninguna de las dos religiones eran para mi y postergué el rito con tal habilidad que en realidad nunca lo realicé. 

Total, que nunca me adaptaba completamente en ningún lado. Para la familia de mi madre era un goy, para la de mi padre un hereje, y con mis compañeros de la escuela, un rarito.

Pero siempre que salíamos de viaje olvidábamos todo lo anterior y nos entregábamos a ese hedonismo permitido de viajar por el puro placer de viajar. De dejar ritos obsoletos, de fluir con el mundo que nos rodeaba y no nadar contra corriente como todos los días. 

A pesar de ser un hombre tan aventurero, mi padre decidió no dejar entrar una nueva aventura a su propia casa. Supongo que el miedo al cambio y a lo nuevo lo paraliza cuando está dentro de su rutina. Hoy por la mañana recibí un mensaje muy peculiar de mi madre que solo decía lo siguiente: “Nada de lo que hagas hará a tu padre cambiar de opinión. Supongo que si comienzas a manejar tu vida como Hadasa (Ester) eventualmente volverás al camino. Suerte con tu nueva vida y l’chaim

Y así llego al punto. Creo que he quedado huérfano (espiritualmente hablando) de padre (y quizá de madre) por aventarme a la aventura y buscar lo nuevo, justo como él me enseñó.

Supongo que si un día, mi cielo, nos lo encontramos viajando, tendrá la mente lo suficientemente abierta como para saludarnos.

In most of the areas with a very high state of peace, the atheist population is over 50%

In most of the areas with a very high state of peace, the atheist population is over 50%

(via dutchster)

Estado Civil:

Estado Civil:

(via afternoonsnoozebutton)

Lifee
Lifee
Lifee
Lifee
Lifee
Lifee
Lifee
Lifee

Lifee

(via vladtheimpaleher)

Best Tweet Ever:

Best Tweet Ever:

(via caseyanthonyofficial)